Borrador 3

(escrito hace tiempo)

Tengo letras y nada mas, no tengo alma y a veces creo que je no tengo razón, pero poseo algo de tiempo imaginario, un corazón que recién ha vuelto a latir entre manos (y soñar por las noches), unas cuantas estrellas en los ojos que he ahorrado con el paso de los años. 

No es mucho, solo tengo eso, nada más que ofrecerte, nada más que ofrecerme… Aún no te amo, no se si demore o tenga que pasar “algo”, pero…

  Yo queriendo amarte, y tu que huyes de la felicidad que puede provocar el dolor y la incertidumbre.  

Pensamientos aleatorios I (julio)

¿Por qué osas manifestar en mi pensamientos ya muertos?

¿quién te crees como para abrir la boca, hacer un desastre en mi mente para después largarte?

Es impresionante el efecto que tuvieron tus palabras en mi, así como, dices, tuvieron las mías en ti… pero no lo suficiente, nunca es suficiente.. sólo se agitaron las aguas, en un momento, volverá la calma.

88ef88108ed5ad8c8a181be170027bcc

Reflexiones julio I

Tengo una esperanza albergada el ámbar de mi alma, engarzada en plata, olvidada en la pupila de mi Ser. La uso de anillo de vez en cuando, principalmente cuando la nostalgia se enreda en mis ideas y empiezo a delirar entre sueños y realidades.

Me aferro a ésta pequeña esperanza, como si toda mi vida dependiera de ella, de ésta cuasi esfera, que espera, sin esperar y espera, paso a paso, con un letrero tatuado en el pecho:

<<¿Quién eres? ¿De donde vienes? ¿Hacia donde vas?>>

Son las preguntas en la entrada el Templo de la Vida.

Iniciando con el paso firme del pie izquierdo, caminado de derecha a izquierda, sin un reloj en la mente ni una mente en el alma, busco sin encontrar, y encuentro sin esperado.

261861_543060689074860_1119934685_n

No sé si espero ser encontrada, ahogada en la pupila del alba… o ya he sido encontrada, olvidada, dejándome en libertad.

Iktsuarpok

Hoy me llegó una intoxicación de nostalgia, macerado en filosofía. 

Extrañé esas ausencias y me perdí en la poesía. 

Entre esas memorias, en medio de esas palabras perdidas, con cafeína en las venas y fastidiada de palabras ajenas. 

  

Querido pasado:

Querido pasado:

Leí las intenciones detrás de tus letras, y te vi al otro lado de la mesa, te abracé y te vi a los ojos, escuché tus palabras, y presté atención a lo que me invitabas ver de tu vida. Vi la frustración de tu mirada al perder la jugada, y los silencios después de la sonrisa. Al finalizar la travesía, sólo te dejé ir.

Dulce pasado, aunque me tientas con tus mieles y placeres, no dejas de ser pasado, y jamás volverás a ser presente.

Adiós. 🙂

Reflexiones IV (reflexiones de la vida real)

Cuando el pasado llama a la puerta… ¿Se convierte en presente?

Hace unas semanas, reaparecieron en mi vida dos personas: 

  1. Ó.: el primer hombre que amé en mi temprana adultez, y que cabe mencionar, fue el que me besó antes de su boda.
  2.  X.: hombre que me eliminó de su vida al yo no corresponder a su amor carnal, a pesar de que le dije que lo amaba como ser humano.

Lo interesante es que ambos, ingresaron en mi vida, y salieron en puntos distintos, y viven en ciudades lejanas entre si. La reaparición en mi vida fue el mismo día. 

Desde hace años dejé de creer en el destino o el acaso, principalmente  por los estudios en filosofía que he tenido desde hace tiempo. Sin embargo, hay casualidades que llaman mi atención. Estoy consciente que el único punto en común entre estas dos personas soy yo. ¿Que información podría haber ahí que no estoy viendo?

Por gracia o desgracia, acepté volver a hablar con cada uno de ellos. 

  1. O. No deja de ser la misma persona seductoramente manipuladora que le encanta llamar la atención y no suelta a aquello que le hace sentir poder. 
  2. X. Continúa con la manipulación de “me voy a suicidar y solo quería cerrar ciclos contigo… Pero ahora si, ya tengo el cianuro en la mano” en verdad, después de ciertos infiernos, si alguien me dice “me quiero morir” le respondo poéticamente cual Sabines “cuando tengas ganas de morirte, no alborotes tanto: Muérete y ya” 

Prevalecen alguna razón para que algunos Comportamientos  se vayan repitiendo a lo largo de la vida? Patrones? Mentadas de madre? 

Por ejemplo en el caso de O.se que va a seguir insistiendo estar en mi vida, muy a pesar de su matrimonio, a pesar del nacimiento de su hija (la cual, no me sorprende, le llamó con un sinónimo de mi nombre),  a pesar de todo.., ¿por qué? Porque es neuróticamente fantástico sentir ese “poder”. Lo conozco, así que no se porque me sorprende ese comportamiento… Es verdaderamente predecible.

En el caso de X. … Bueno, JL hace algunos años me dijo una frase muy  interesante: “los histéricos coleccionan intentos de suicidio, los suicidas lo hacen y ya” es tan sencillo llegar a la dosis letal, no entiendo como puede fallar tantas veces. Además que que en sus despedidas” transmiten culpa, lástima y victimización (como en el filme “El arte de llorar en coro” ) 

Estoy en un punto de mi vida, nuevamente, después de haber vivido algunos infiernos, mi nivel de tolerancia a tales estupideces ha disminuido considerablemente. ¿Por qué? Porque me duele. Solo por eso, me duele que las personas salgan de mi vida, me duele que quieran regresar después de yo haber vivido el duelo…. y se quieran volver a ir. Estoy harta de las despedidas, estoy casada de establecer vínculos afectivos para que en un santiamén se estire, se afloje y/o se corte.. Estoy agotada de  escuchar mentira tras mentira, informalidad tras informalidad, porque uno no llega a la vida de alguien más, alborota la casa, alborota EL ALMA y se va. Eso no se debe de hacer, pero, ¿sabes que es lo más patético del caso? Que yo lo he permitido, eso es lo peor. Creer en las “segundas oportunidades”, creyendo que quizá alguna variable haya cambiado… Pobre ilusa.

El Ser Humano nace con el temperamento bien tatuado en su código genético, el carácter se forja con el paso de los años, a base de llanto y risas. No es justo que un alma noble se torne agria por la vida que esta viviendo, por miedo a la lejanía y a esa absurda ausencia que quema…

Si se van a ir, váyanse. Si se van a quedar, quédense

Dejen de estar llamando a las puertas de mi alma, porque se me esta agotando la ilusión… Y por desgracia, seguiré atendiendo al llamado, aunque me quede seca de ilusiones… pues aun no se me agota la esperanza. 

  
Dejen de estar llamando a las puertas de mi Alma, porque el pasado no deja de ser pasado, y no hay cabida en el presente.

Dejen de estar llamando a las puertas de mi alma si no tienen las suficientes gónadas y enfrentar las consecuencias de su presencia/ausencia en mi vida.

Dejen de estar llamando…