“Ya déjalo ir”

“Si ya no está, ¿porqué sigues hablando de él?”

Esas mismas preguntas son las que nacen en mi inconsciente, y choco con pared cuando alguien más las pronuncia con sus labios.

Soy producto de las personas con las he convivido, aquellas que he amado, y los pensamientos que gracias a esos instantes se han forjado. He cometido tantos errores, de los cuales, los principales, es haber amado intensamente a personas que quizá, no merecían mi amor, o más bien, no lo entendieron y destrozaron la confianza que les tenía. Uno no debe de apoyarse en aquello que no dependa de uno (Nota para mi).

 

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»… Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s