Primera semana.

 

Ha concluido la primera semana en la vida intrahospitalaria, aquello por lo cual estuve luchando tanto, y ahora me encuentro subiendo / bajando esas escaleras y caminando por esos pasillos, escuchando “código rojo”, viendo los ojos de preocupación, tomando muestras, analizando resultados, viendo radiografías, escuchando estertores, soplos cardiacos, palpando masas abdominales, viendo la mejoría o el deterioro de los pacientes. Estoy en el pabellón más cercano a la muerte y al dolor, no es algo extraordinario, pero veo la belleza de las arrugas, las manchas solares en la piel, el cabello cano y los amaneceres sembrados en sus iris. Estoy en el pabellón de geriatría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s