Reflexiones agosto I

He estado alejada de las letras, y justamente ésta noche sentí una ausencia, un ahogo y un edema en mis emociones que no pude con ellas, acudo a éste blog como el eterno anticoagulante, pues se me atoran las palabras en el alma, el corazón y la mente.

He tenido tantas conversaciones vanas, que en ese momento me son divertidas, y puedo mantener la conversación sin problema, muy a pesar de las incoherencias escuchadas. Sin embargo, se llega a un punto que estar tanto tiempo en la superficie, el sol llega a quemar.

Habemos personas que nacimos bajo la luna, en medio de la oscuridad y reconocemos a corta edad que el cuerpo es en realidad, polvo de estrellas. Por ello se busca inherentemente desde el nacimiento, el cobijo de la noche, y no sólo en el sentido literario, también en el figurativo; música oculta entre los silencios del latir del corazón, conversaciones profundas y misteriosas, porque me dan unas ganas imperiosas de saber oscuros secretos, de que me digas tus más perversos pensamientos y la mayoría de tus pecados (por favor, déjame el maravilloso sabor del misterio y de la duda en tu carácter). Estoy harta de los malditos mensajes, de aquellas cosas tan inverosímiles donde no se muestra el alma, y cuando se muestra, queda el silencio perpetuo hasta que el remordimiento aparece.

Necesito…. ahogarme en las profundidades de la mente, del corazón emocional y de la vida misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s