Reflexiones III (Junio, mes de reflexiones)

Yo también he querido sin que me quieran, también he escrito sin que me lean. He guardado silencio y nadie lo busca para romperlo, he dicho adiós con el corazón en la boca y sin tener alas para alzar el vuelo. Así que no me digas que no sé de dolor, si te conozco lo suficiente como para que me duelas hasta cuando respiro.

-Evelyn M. Barker

Entré en lectura virtual en horario matutino, apareciendo ese fragmento. Dentro de los pensamientos agobiados por diversas circunstancias, volvió a presentarse a mi mente la siguiente pregunta:

¿Qué es el dolor?

Uno de mis maestros en la facultad, dijo lo siguiente en clase “Lo único que nos ayuda a diferenciar de la muerte es el dolor, el dolor es lo único que nos indica que estamos vivos

Dolor: Experiencia sensorial o emocional no placentera, producida por un daño tisular actual o potencial, o descrita en ´términos de éste.

En la facultad se nos explica los tipos de dolor, así como la clasificación según su duración (agudo, crónico), etiología (neoplásico, no-neoplásico, inflamatorio), mecanismo (nociceptivo -somático, visceral-, neuropático), localización, Intensidad (leve, moderado, intenso) y calidad (Urente, lanzinante, punzante, quemante). Sin embargo, a pesar de que, dentro de la definición, se incluye el aspecto emocional, ¿cómo se puede clasificar? simplemente… ¿dolor emocional? Así, ¿al vacío? por no decir “a lo imbécil”.

Es claro pensar que el dolor tiene su función, además de recordarnos que aún se sigue con vida, también es un método de protección: ¿te duele?: aléjate de lo que te causa dolor.

El dolor agudo es la consecuencia inmediata de la activación de los sistemas nociceptivos. El dolor crónico, sin embargo, no posee una función protectora, y más que un síntoma de una lesión, puede considerarse en sí mismo una enfermedad,  suele ser refractario a múltiples tratamientos y está asociado a numerosos síntomas psicológicos: depresión, ansiedad, miedo, insomnio y alteraciones del comportamiento, en especial de las relaciones sociales

¿Por qué vino a mi ésta frase? Porque hasta hace algunos meses tuve la gracia/desgracia de conocer el dolor emocional. Previamente había vivido lo que es la depresión y demás situaciones que se tornaron hasta cierto grado, familiares e inclusive agradables, iban y venían. Sin embargo, el dolor emocional, no me lo habían presentado. Hace poco le dije a la psicóloga como era sentir la “ausencia” o la “separación” de algún Ser con el cual se ha tenido algún tipo de vinculación emocional, explicándole lo siguiente:

“Esa ausencia, esa separación, la siento como hielo entre el músculo y la piel. Un frío que no desaparece con colocarle algo de calor, o cubrir la zona afectada, desaparece cuando el Alma sana” No se porque sucede eso, o si le sucede a alguien más, sólo se que a veces, me vuelve esa frialdad, pero con menor intensidad y solo viene para irse en instantes. Me pasó con ED., pero a tal grado que ese “frío” llegaba a despertarme, a pesar de los ansiolíticos y los antidepresivos. También me sucedió con A., pero en menor grado, y lo ignoré olímpicamente.

¿Por qué comparto esto? Porque hace poco volví a reflexionar el año que he vivido, esto debido a que se aproxima mi cumpleaños, y trato de aferrarme a las enseñanzas que he adquirido, a madrazos pero las he adquirido. Sin embargo, hay algo que una querida amiga me dijo y otra vez me coloqué en una situación de reflexión y meditación interna. La parafraseo:

La mente aprende al no olvidar lo que ha sucedido, sin embargo, el ALMA aprende al olvidar todo lo pasado. Con esto te quiero decir, que la única manera en que se es feliz, es permitiéndole al alma ser feliz, y sólo sucede ésto cuando se olvida que se le ha lastimado. Se que suena irracional, sin embargo es muy fácil, pero para nada sencillo hacer esto. Si deseas que te amen, debes amar, y para amar, es hacerlo con el Alma, y para hacerlo con el alma, es olvidar que alguna vez alguien te lastimó a tal grado que tenías miedo de amar.

¿Cómo olvidar el dolor si hasta la fecha sé que el fuego quema, la palabra lastima y la caricia puede cortar?

No lo sé, no sé como lo voy a hacer, pero trabajo en ello. Es un trabajo pequeño, constante y aún doloroso, sin embargo, sé que en algún tiempo, dejará de doler porque habré olvidado lo que se siente la ausencia, la ruptura y el desamor.

empty hug

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s