Sincera confesión 

Que pasa cuando ya te has encontrado pero después olvidas el camino?

Al parecer, no es lo mismo perder el camino a estar el búsqueda de ese camino por vez primera. Aunque, creo que todos hemos recorrido ese camino, aunque sea una vez.. Con la inocencia y simplicidad de la niñez temprana, ese camino es fácil de recordar, o más bien, ya estamos ahí. En el andar de la vida, con la madurez, las experiencias, el dolor y la alegría, el hogar es mas lejano y se busca lo ajeno; sin embargo, siempre se desea regresar AL ORIGEN: el encuentro con uno mismo.

A lo largo de la vida, se me fueron mostrando diversas opciones del buen deber y del buen hacer: estudiar, terminar una carrera, estudiar medicina, hacer una especialidad, casarme, tener una familia, honrar a mis padres, ser buena hermana, buena hija, buena pareja… Ser buena en todo lo que haga. Saben? A mi parecer, el mundanal ruido no es la respuesta, creo que es la consecuencia de haber encontrado la respuesta.. Y no me refiero a ser por ser y hacer por hacer. 

¿Cual es la respuesta? El encontrarme, estando aquí y ahora. Se que suena muy zen y frases tipo galletas de la fortuna o las cajas de té. Pero es verdad.

Hace poco mas de un año terminé la carrera de medicina, un mes después encontré un trabajo adecuado, al mes me rompieron el corazón, al mes de eso fue en examen de la especialidad y fallé. Después de eso llegaron a mi múltiples detalles de vaivenes emocionales con una frustración de saber que, nunca se es suficiente: No se es suficiente hija, mujer, pareja, doctora, hermana…. Humana. Porque eso, no importa al evaluarte, evaluarte como hija, mujer, hermana, doctora e incluso humana… Pero, saben? Entendí que nunca lo será, eso es cierto (triste pero cierto) porque la única regla para medir eso, esta dentro de mi, no en las medidas de los demás.  Tampoco quiere decir esto que rayare en la mediocridad de quedarme como estoy, quiere decir que estoy haciendo mi mejor esfuerzo para ser quien soy el día de hoy.

Amo mi carrera, el haber elegido ser Médico ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida, a parte decidir  vivir. La carrera me ha aportado tanto, que siento el deseo inhóspito de retribuirle a la humanidad por tantas bondades que se me otorgaron a través de las horas de estudio, de mis maestros (tanto los buenos como los no tan buenos), sobre todo, los pacientes que me han brindado tanto sin que ellos estuviesen conscientes de ello, o sea, lo que me entregaron fue por mera compasión y amor, y quizá no amor/compasión por mi (ni me conocían) pero si por ellos mismos y eso se desborda del alma y contagia a quien esté al rededor (si se le permite). El humano en su estado más vulnerable, como lo es en una enfermedad, lo único que tiene en su alma es amor y compasión (en la mente es otra cosa, pero eso solo se contagia a través de acciones y palabras, nuevamente si se le permite).

Así que ahora, me estoy encontrando nuevamente a mi misma, y volver s retomar lo que tantas veces he dicho:

Tengo fe en mis ideales,
esperanza en realizarlos,
por amor a la humanidad”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s