Tarea de Escritura: Cuento 1

¿Alguna vez has hecho algo fuera de lo común? ¿Alguna vez haz practicado el libre albedrío? –preguntó él.

Todos los días, practico el libre albedrío. Lo practico al decidir levantarme, al realizar actividades, lo ejerzo al decidir hablar contigo en lugar de ignorarte, el libre albedrío siempre lo hay.

Entonces, eso sería un juicio ¿no crees? ¿Alguna vez haz analizado esas respuestas? Porque, si fuese así, un juicio simple, los animales tendrían libre albedrío ¿viste como tu mascota decidió comer lechuga en lugar de los champiñones? ¿por qué lo hizo?

Pues, porque le gusta como truena la lechuga al masticarla. No creo que  se dijese a si misma “voy a comer lechuga porque es buena para mi salud”. Un ejemplo de esto, que hay algunos perros que comen su propio vómito, o algunas otras excretas de su cuerpo, no lo deciden, lo hacen en algunas ocasiones, por alguna deficiencia vitamínica, osea, el instinto de supervivencia que les dictamina que su cuerpo necesita la ingesta de aquello. Entonces-dijo ella- no crees que el humano ha sido acreedor del libre albedrío? Bueno, dime, ¿Cómo se le llama a aquello?

Bueno, supongo que es un tipo de juicio más elaborado, según la teoría cognitiva, existen cuatro líneas de juicio. –respondió él mientras bebía de ese extraño líquido color café-

No conozco acerca de eso que llamas teoría cognitiva, sin embargo, si he llegado a escuchar algo sobre los juicios. Sin embargo, según la definición de libre albedrío, se dice que es el poder o capacidad del individuo para elegir una línea de acción o tomar una decisión sin estar sujeto a limitaciones impuestas por causas antecedentes, por la necesidad o por la predeterminación divina. AL ser un acto libre, se descarta todo aquello como el “acaso” o el “destino”.

Pero ya con eso hemos entrado a otro tema, he estado pensado algo al respecto, y he llegado a la conclusión de que el destino existe –respondió el-

¿Cómo que el destino existe? Seguramente mañana vas a encontrar al amor de tu vida, y en unos años, como tu destino es la grandeza, te convertirás en el salvador de la universo al esparcir tu voluntad ¿no? Además, has visto lo que realizaste en éste momento? Decidiste creer que el destino existe, y eso se llama libre albedrío. ¿Realmente crees que los animales se han puesto a reflexionar sobre la inmortalidad del cangrejo o porque los humanos complicamos tanto las cosas, como el comer o no lechuga? Para cerrar, creo que en el derecho penal también existe eso llamado libre albedrío, ya que se dice que a través de libre albedrío se funda la legitimidad y eficacia de la punición de los delicuentes, es cuando dicen que “librememente han querido el mal, luego han querido –por consecuencia conocida, legal y forzosa- la pena o, cuando menos, han aceptado el riesgo de frustrarse la impunidad”. Ya que hablamos de instinto, el atentar con la vida de alguien de su propia especia, sin razón de defensa o hambre, va en contra de la naturaleza inquisitiva de los animales (tomando en cuenta que el origen del ser humano es un animal).

Al escuchar esto, él no musitó y respondió – Simplemente, al decir que los animales responden por instinto es degradarlos, es como decir que no tienen inteligencia o que nosotros somos más inteligentes-

Bueno, estoy de acuerdo en que no sabemos lo que piensan los animales, ya que no hablo su lenguaje, o al menos, yo nunca he escuchado sus argumentos, porque si se los he preguntado, sin embargo, me quedo sin respuesta. Pero, no creo que sea una degradación de su inteligencia, los animales son muy inteligentes, pero creo que su inteligencia aún no llega a ser conciencia, porque en su microcosmos aún no hay percepción del macrocosmos, o al menos no como lo hemos visto. O quizá, ¿en verdad saben que existe un planeta que por sus características se llama Neptuno, o galaxias vecinas, velocidad en año luz, túneles de gusano, estrellas, profundidad, perspectiva?

En ese momento, la música comenzó a sonar, y los dos empezaron a bailar.

Así es como debería de ser el debate de un tema, sin tomarse nada personal, porque en realizad, nada es personal. Y todo esto empezó, al preguntarse mutuamente si han hecho algo fuera de lo ordinario, y en ése momento, lo hicieron, y de manera inconsciente. Eso es lo bello de los humanos, experimentan milagros sin darse cuenta, dudando de todo, incluso de su propia existencia. Es por ello que tienen el regalo del libre albedrío, me divierte mucho verlos decidir, aunque a veces me duela ver el resultado (bueno, no tanto como a ellos, supongo) sin embargo, la enseñanza está presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s