Así te…

Así te...

¿Será la falta de costumbre? ¿o por la ausencia del receptor indicado? o quizá, lo contrario, exceso de hábito sin hábito.

Son las prohibidas palabras del conciente al inconsciente, es un silencio eterno inmiscuido en los actos más profanos y delicados, con unión de letras, pensamientos y emociones verdaderas… un pequeño abrazo, una mirada basta, el tiempo, todo el tiempo que te regalo (que es lo único que tengo y que cuando lo entrego, no regresa ni se desperdicia). . . Así, calladamente, soy feliz con tu sonrisa, ilumino si tu brillas, sonrío si tu vives, agradezco siempre a la vida tu existencia, y entre tanto espacio, nos hayamos encontrado.

Más allá de mi ego, está el Amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s