Noches…

Te extraño tanto, cada vez se me dificulta mas tomar una respiración profunda.
El bosque se está secando, el camino se torna pedregoso, no hay agua, solo tu sombra en cada paso, tu eco y mi ausencia.
Me dueles, irrespirablemente me duele el vacío de tu inexistencia en mi realidad; me aferro al recuerdo de una nada, a los hilos de tu aliento para respirar entre estas malditas arenas del tiempo, y sigues siendo la luna de mis días sin sol, la luna de mis poesías, mi búsqueda de lo inalcanzable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s