Día 3…

Recuerdo el día en que nos conocimos. Los detalles son vagos, pero tengo la sensación de algo poco común:  de armonía entre dos vibraciones. 

Compartimos una hora, unos cuantos días a la semana. Te odiaba, me encantabas, buscaba que vieras lo rota que estaba y que necesitaba tu ayuda.

Nunca me viste.

 

Años después me dijiste: “Esperaba que supieras que yo estaba ahí”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s